Revista Científica Ciencia y Tecnología Vol 21 No 31 págs. 51-58
http://cienciaytecnologia.uteg.edu.ec
Leer literatura: un recurso para la enseñanza de las lenguas en
la Universidad
Reading literatura: a resource for teaching languages at the
University
Zaydelys Lucrecia Torres Calzadilla
1
ztcalzadilla@ucf.edu.cu
https://orcid.org./0000-0002-6134-4654
María Magdalena López Rodríguez del Rey
2
mmlopez@ucf.edu.cu
https://orcid.or/0000-0001-9049-7409
Alejandro Armentero Reboredo
3
aarmentero@ucf.edu.cu
https://orcid.org./0000-0002-9640-9470
Lisandra Domínguez Pouyot
4
quenia.almaguer@nauta.cu
https://orcid.org/0000-0001-5618-6519
Recibido: 07/04/2021, Aceptado: 20/06/2021
Resumen
La formación humanística de los estudiantes universitarios no solo es una exigencia
académica o una concepción de aprendizaje asociada al crecimiento cognitivo, es
también una prioridad de formación afectiva y social.
Legitimar esta idea, implica primero: ser conscientes de las potencialidades
desarrolladoras de la lectura literaria en el pregrado y segundo: concebir la
implementación de su práctica como un recurso educativo orientado al aprendizaje de
las lenguas materna y extranjera.
Al asumir que la lectura literaria es determinante en el proceso de formación del
estudiante universitario, se confirma que su práctica no solo deberá estar asociada a los
aprendizajes curriculares o profesionales, sino que además llega a ser una vía de
socialización, en tanto, se convierte en un espacio para el desarrollo integral de la
personalidad. En este sentido, la universidad se identifica como una comunidad lectora,
cuyos significados y sentidos de la lectura literaria están mediados por prácticas sociales
e intercambios comunicativos, que giran alrededor de la producción, recepción y uso
social de los textos literarios en función del conocimiento plural.
Palabras clave:lectura literaria, recurso, aprendizaje, lenguas materna y extranjera.
Abstract
The humanistic formation of university students is not only an academic demand or a
learning conception associated to cognitive growing; it is also a priority of affective and
social formation.
1
Universidad de Cienfuegos, Cienfuegos, Cuba
2
Universidad de Cienfuegos, Cienfuegos, Cuba
3
Universidad de Cienfuegos, Cienfuegos,Cuba
4
Centro Mixto "Virgilio González Villa", Abreus, Cuba
&
Revista Ciencia & Tecnología
No. 31, 31 de julio de 2021
ISSN impreso: 1390 - 6321
ISSN online: 2661 - 6734
Torres, López, Armentero, Domínguez. Leer literatura: un recurso para la enseñanza
de las lenguas en la Universidad
This implies firstly to be conscious of literary reading developing potential at
undergraduate level, and secondly to conceive the implementation of its practice as an
educational resource oriented towards the learning not only of the native or first
language (mother tongue), but of a foreign language.
Assuming the determining role of literary reading in the formation process of the
university student is essential. Not only associated to curricular or professional learning,
but as a way of socializing and as a space for the integral development of personal
behavior. In this regard the university qualifies as a reading community in which reading
purposes and meanings are regulated by social practices and communicative exchange
and where production, reception and the social use of texts aim at the common
knowledge.
Keywords: literary reading, resource, learning, native or first language (mother
tongue), foreign language.
Introducción
La formación humanística de los estudiantes universitarios, en formación inicial docente,
no solo es una exigencia académica o una concepción del proceso de enseñanza-
aprendizaje asociada al crecimiento cognitivo, es también una prioridad afectiva y social.
En este sentido, profesores e investigadores estudiosos de la lectura, ya sea como
práctica o como proceso, coinciden en legitimar los beneficios y ventajas que ofrecen
los textos literarios para potenciar la multiplicidad de saberes, e incluso aconsejan la
lectura asidua, de estos, como recurso didáctico para el aprendizaje de las lenguas
materna y extranjera.
Estas potencialidades desarrolladoras de hábitos habilidades y valores éticos, estéticos
y morales, cobran especial significación en tiempos del nuevo coronavirus, debido a la
necesidad de cultivar saberes y aprendizajes, intelectuales y personológicos, durante el
aislamiento social y la prolongación del período de ocio; circunstancias en las que la
lectura literaria se convierte en panacea para el conocimiento, el disfrute y el
esparcimiento de quienes, bajo ningún concepto, deberían desatender la
responsabilidad individual de auto estudio en función de consolidar, ampliar y
profundizar el dominio de las lenguas materna y extranjera, de cara a satisfacer las
exigencias de la formación inicial docente universitaria, en función del postgrado y del
encargo social que estos educandos deberán prestigiar.
Al asumir que la lectura literaria es determinante en el proceso de formación del futuro
docente, se confirma que su práctica no solo deberá estar asociada a los aprendizajes
curriculares o profesionales, sino que además llega a ser una vía de socialización, en
tanto, se convierte en un espacio para el desarrollo integral de la personalidad y dualidad
de roles: como educador y formador de educadores.
A propósito, la universidad deberá erigirse como una comunidad lectora, cuyos
significados y sentidos de la lectura literaria estén mediados por prácticas sociales e
intercambios comunicativos, que giren alrededor de la producción, recepción y uso social
de las lenguas materna y extranjera, en función del conocimiento plural que la formación
inicial docente debe fomentar y proyectar desde las estrategias educativas y
curriculares.
52
&
Revista Ciencia & Tecnología
No. 31, 31 de julio de 2021
ISSN impreso: 1390 - 6321
ISSN online: 2661 - 6734
Revista Científica Ciencia y Tecnología Vol 21 No 31 págs. 51-58
http://cienciaytecnologia.uteg.edu.ec
Metodología
Los autores de este trabajo consideran oportuno sistematizar algunas teorías en torno
a la lectura y su práctica, para luego socializar experiencias sobre los beneficios de la
lectura literaria en el aprendizaje de las lenguas materna y extranjera.
La idea es que desde el Proyecto de Promoción y Animación de la Lectura LEER TODOS,
se conviertan en proceso y resultado de la formación inicial docente en las carreras
Licenciatura en Educación, especialidades Español y Lengua Inglesa, pertenecientes a
la Facultad Humanidades de la Universidad de Cienfuegos.
Resultados y discusión
La lectura es una interacción entre el lector y el texto, es un proceso a través del cual
el que lee intenta reconstruir el mensaje del que escribe; en tanto, la lectura literaria
es una de las actividades más importantes en la formación cultural del ser humano y
sus efectos abarcan las esferas gnoseo-psicológicas, pues fomenta patrones de
raciocinio, desarrolla el pensamiento y estimula la actividad intelectual (Torres, 2007).
Desde el punto de vista del contenido, pone en contacto, al lector, con el conocimiento
de la cultura humana en toda su amplitud y profundidad. En la esfera educacional facilita
al estudiante su formación teórica o profesional y su uso sistemático fomenta en él,
hábitos de estudio independiente que le sirven para ampliar cada vez más sus
aprendizajes, de igual modo contribuye a desarrollar habilidades en el uso correcto del
lenguaje oral y escrito. Desde el punto de vista psicológico, logra que se alcancen
momentos de recreación, permite analizar la conducta humana y valorar sus cualidades
positivas y negativas; lo cual crea patrones de conducta elevados.
Leer obras literarias, es ampliar las referencias que tenemos del mundo, entrar en
contacto con el prodigio de la creación intelectual, con el trabajo de otros seres
humanos: los autores de los textos literarios que elegimos entre muchos posibles.
La necesidad de leer requiere asumirse conscientemente, y se debe facilitar, inducir y
estimular por diversas vías en consideración a su profunda trascendencia y la huella que
deja en la inteligencia y en el crecimiento espiritual de los individuos, en su calificación
profesional y en su conciencia.
Experiencias de diferentes universidades europeas y latinoamericanas advierten que la
Pedagogía, como ciencia, funciona en la institución escolar dando de leer y ejerciendo
un tutelaje sobre la lectura del corpus de textos, con el fin de ejercer un control sobre
la construcción del saber que es, en última instancia, una manera de regular la
construcción de los significados y sentidos que se derivan de los procesos de lectura,
comprensión e interpretación orientado por los objetivos del currículo o como una opción
para cumplimentar propósitos formativos del joven según la etapa del ciclo de formación
más allá de los definidos para su estancia en los predios universitarios (Torres, 2018).
En este caso se asume que “dar de leer” es ofrecer la posibilidad para que la palabra
sea plural y para que las interpretaciones de los textos sean infinitas. Así, orientar la
lectura literaria entra a formar parte del proceso pedagógico y se somete a unas reglas
de transmisión y adquisición de marcado carácter didáctico en función del encargo social
a que responde la educación.
53
&
Revista Ciencia & Tecnología
No. 31, 31 de julio de 2021
ISSN impreso: 1390 - 6321
ISSN online: 2661 - 6734
Torres, López, Armentero, Domínguez. Leer literatura: un recurso para la enseñanza
de las lenguas en la Universidad
Al respecto, se confirma la idea de que el aprendizaje, en su sentido más amplio,
descansa en procesos de lectura, recepción, comprensión y construcción de los textos
o discursos representativos de cada área del saber humano en que se construye el
currículo. Enseñar y aprender implica, entonces, enseñar y aprender a comprender y a
construir los códigos textuales y discursivos de cada disciplina y asignatura.
En este sentido, la aspiración explícita es que los estudiantes universitarios, en general,
y los docentes en formación, particularmente, sientan interés por la lectura; lean de
forma independiente y voluntaria obras literarias, libros de texto, periódicos, revistas y
otros materiales acordes a su edad, necesidades, gustos, preferencias e intereses
personales y profesionales; aprecien la belleza en sus diversas formas manifiestas y,
sobre todo, que, como resultado de la habitualidad de estas prácticas, la palabra hablada
y escrita sean reflejo de las ventajas de ser un lector literario asiduo.
En este mismo orden, estimular la lectura literaria en la universidad, implica primero: a
todos los docente, sin excepción, y segundo: todas aquellas actividades que propicien,
ayuden, impulsen y motiven un comportamiento lector favorable, o en algunos casos
más intenso del que se acostumbraba (Varela, 1999). Sin embargo existen diferentes
criterios sobre el tratamiento didáctico que, de la lectura literaria, habría que hacer para
optimizar sus bondades e implicaciones culturales en el desarrollo de la personalidad
del lector y en su desempeño como estudiantes y futuro docente. Además, la didáctica
de la formación inicial docente universitaria legitima el protagonismo que deben asumir
los estudiantes en la adquisición de los contenidos curriculares y en el desarrollo de
habilidades profesionales asociadas a la maestría pedagógica que debe caracterizarlos.
Estudios anteriores, asociados al ya mencionado Proyecto LEER TODOS (Torres, 2012-
2015-2016) permitieron identificar que: la lectura literaria que se orienta y exige
desvirtúa motivaciones en los estudiantes por la manera en que se concibe el análisis
textual; las tarea-enunciados o ejercicios que se proponen para la utilización del texto
literarios responden, por lo general, al contenido básico que debe ser aprendido para
cumplir con los objetivos curriculares del año académico, desestimando las inquietudes,
intereses y/o necesidades de los estudiantes; el uso que hacen los docentes del texto
literario, en ocasiones, busca viabilizar el trabajo volviéndolo rutinario y reproductivo,
debido a la implementación de actividades estereotipadas como la comprensión
fragmentada del texto, desde vías y métodos para el análisis literario no siempre
contextualizadas.
Visto desde esta óptica, la lectura literaria en la formación inicial docente universitaria
deberá superar, en mucho, las exigencias didácticas curriculares en torno a este tipo de
lectura, sin considerar excesivas las alternativas asociadas a la parafernalia que
envuelve el escenario de la lectura literaria, pues, sin lugar a dudas, ello va más allá
que al acto de leer en sí y, en este sentido, Garrido (2005) invita a reflexionar al
respecto: “Como todas las demás aficiones, la lectura literaria se contagia con el
entusiasmo, con el deleite con que se hacen las cosas... Creo que esta no es solo la
mejor fórmula, sino la única”.
Conclusiones
Estos autores identifican y legitiman las principales potencialidades desarrolladoras de
la lectura literaria, sobre todo, en función de una de ls mayores exigencias de la
54
&
Revista Ciencia & Tecnología
No. 31, 31 de julio de 2021
ISSN impreso: 1390 - 6321
ISSN online: 2661 - 6734
Revista Científica Ciencia y Tecnología Vol 21 No 31 págs. 51-58
http://cienciaytecnologia.uteg.edu.ec
formación inicial docente universitaria para las carreras del área de las humanidades:
la producción, recepción y uso social de las lenguas materna y extranjera.
La autenticidad del texto literario es un criterio fundamental para profundizar en el
dominio de lengua materna y para la enseñanza del inglés como lengua extranjera, ya
que estos textos no están diseñados para enseñar una lengua.
En cambio les permite a los estudiantes el acercamiento a un lenguaje genuino y sin
distorsiones, que los familiariza con los usos lingüísticos, formas y convenciones de la
lengua que se trate (Collie y Slater, 1990). De ahí, que la lectura literaria, de textos
auténticos, sea considera una de las mejores opciones para mejorar competencia y
adquirir aprendizajes autónomos.
La motivación es la razón principal para integrar la lectura literaria en las estrategias
educativas y curriculares. Kathib (2011) señala que la motivación se consigue, sobre
todo, cuando los estudiantes están expuestos a lo que realmente les produce disfrute y
provoca en ellos el deseo por continuar aprendiendo. En este sentido, la lectura literaria
está permeada de contenidos significativos que consigues despertar el interés, estimular
la imaginación y propiciar la interacción entre el lector y el texto; expone a los
estudiantes a temas complejos y a usos novedosos y actuales del lenguaje; además de
que resultan mucho más absorbente que los libros de texto, pues dan la impresión de
estar haciendo, dentro y fuera de la clase, algo que resulta relevante para su propia
vida (Lazar, 1993).
Conciencia cultural, la lectura literaria es capaz de sumergir al lector en otras culturas,
permitiéndole ser consciente de los eventos sociales, políticos e históricos que
conforman el contexto de una época o geografía determina. Para los estudiantes que
aprenden una lengua, ya sea materna o extranjera, la forma ideal de mejorar su
entendimiento sobre los aspectos de la comunicación verbal y extra verbal de la región
o época que se trate, es una visita o estancia prolongada y esa opción es bastante
improbable. De modo que, las obras literarias permiten entender cómo se desarrolla la
comunicación en estos contextos; cuáles fueron los orígenes sociales; cómo piensan y
qué sentimientos, costumbres, posesiones e ideologías los caracteriza. Todo ello, le
permite al estudiante profundizar en el dominio de la lengua, materna o extranjera,
desde el conocimiento de sus códigos estructurales y funcionales (Collie, J. y Slater, S.,
1987).
El enriquecimiento y adquisición de la lengua, materna o extranjera, es también posible
mediante la lectura literaria, a partir del aprendizaje de los diferentes elementos
lingüísticos que conforman una lengua determinada. De acuerdo con Collie y Slater
(1987) la literatura aporta a los estudiantes una variedad sintáctica y léxica que les
permite familiarizarse con las diferentes características del lenguaje, oral y escrito, como
son: la sintaxis, las funciones del discurso y la variedad de estructuras que desarrollan
y enriquecen su competencia comunicativa. En este sentido, es fundamental una
adecuada selección del texto literario, en correspondencia con el nivel académico y el
diagnóstico pedagógico, para evitar frustrar los niveles de motivación, satisfacción y
conocimiento adquiridos.
La implicación personal en la práctica asidua de la lectura literaria puede ser muy útil
en el proceso de aprendizaje de la lengua, materna o extranjera, por todo lo que
55
&
Revista Ciencia & Tecnología
No. 31, 31 de julio de 2021
ISSN impreso: 1390 - 6321
ISSN online: 2661 - 6734
Torres, López, Armentero, Domínguez. Leer literatura: un recurso para la enseñanza
de las lenguas en la Universidad
fomenta en el lector. Cuando se lee un texto literario es posible “sumergirse” en el
mundo del autor y su obra y, como consecuencia, la compresión de los significados de
las frases léxicas se vuelven menos importantes. Así, el estudiante se entusiasma con
averiguar lo que sucede en la historia y se siente más cerca de aquellos personajes con
los que comparte sus respuestas emocionales; lo cual tiene efectos muy beneficiosos
en el proceso de enseñanza-aprendizaje de cualquier lengua, ya sea materna o
extranjera (Collie, J. y Slater, S., 1987).
Además, al leer un texto literario el lector entra, de manera inconsciente, en contacto
con el léxico, las estructuras gramaticales y las expresiones de la lengua, de forma tal,
que permite reconocer este tipo de estructuras, léxico y expresiones fuera del contexto
de la obra literaria.
Como es sabido, el fomento de las habilidades interpretativas constituye una de las
mayores potencialidades de la lectura literaria, pues esta transmite diferentes
significados para cada individuo. Es raro que dos lectores reaccionen de forma idéntica
ante el mismo texto literario y esta ambigüedad garantiza varias interpretaciones y
respuestas, todas válidas, dentro de los límites que provocarán la “tensión” necesaria
para llevar a cabo un intercambio de ideas desarrolladoras. De acuerdo con Lazar (1993)
los aprendizajes sobre la lengua, materna o extranjera, permiten la formación de
hipótesis y deducciones sobre cuándo una expresión es usada de manera adecuada,
cómo una regla gramatical puede ser generalizada o cuál es el significado implícito
detrás del significado literal o explícito y, todo ello, además de ser en extremo útil para
el dominio de la lengua, es proceso y resultado de la riqueza de los textos literarios, en
cuanto a la multiplicidad de significados y la habilidad de transferir, a otras situaciones,
las interpretaciones basadas en evidencias implícitas.
La función educacional de la lectura literaria, se evidencia mediante el desarrollo de
habilidades críticas que incrementan la conciencia emocional de los estudiantes al
responder preguntas sobre el textos, ya que estos irán alcanzando niveles más alto de
confianza para expresar sus ideas y emociones en la lengua, materna o extranjera, que
se estudie, con independencia del método o vía que se utilice para el análisis literario.
De esta manera, aumenta también la capacidad de enfrentarse a la variedad de textos
y lenguajes de la lectura literaria, así como a relacionarlos con los valores y tradiciones
de su propio contexto (Lazar, 1993). Por otro lado, la lectura literaria propicia el
desarrollo de habilidades como la empatía y la tolerancia, fundamentales para
desenvolverse y convivir, de manera pacífica, en la sociedad y contexto actuales.
También el fomento de las cuatro macro habilidades: escuchar, hablar, leer y escribir
está garantizado con la lectura literaria. Según Khatib (2011) es posible integrar la
literatura a estas destrezas básicas, en la medida en que las actividades de análisis
textual o literario sean más creativas, ricas y significativas para el estudiante. Por solo
citar algunos ejemplos, la expresión oral habrá que relacionarla con tramas que se
desarrollan en poemas, novela o relato corto, de forma tal que resulten significativas
para las experiencias reales del lector, aprovechando estas conexiones para llevar a
cabo discusiones y debates que permitan reflexionar y opinar, libremente, sobre
situaciones que ocurran en los textos literarios que permitan potenciar la competencia
comunicativa.
56
&
Revista Ciencia & Tecnología
No. 31, 31 de julio de 2021
ISSN impreso: 1390 - 6321
ISSN online: 2661 - 6734
Revista Científica Ciencia y Tecnología Vol 21 No 31 págs. 51-58
http://cienciaytecnologia.uteg.edu.ec
En el caso de la expresión escrita, la lectura literaria constituye una base excelente para
practicar la escritura y una actividad bastante motivante y atractiva sería pedirle al
estudiante que complete un poema o relato corto, creando el final con sus propias
palabras. Para la lectura, resultan de gran utilidad las grabaciones de poemas, cuentos
o novelas, en las que los elementos musicales estimulen la imitación de patrones y
normas teniendo en cuenta los principios de ritmo, rima y entonación que, además,
propician excelentes oportunidades para la lectura intensiva y extensiva.
Por último, la universalidad y variedad del texto literario, según Maley (1989), son dos
factores importantes que hacen que la lectura literaria sea un recurso esencial para el
aprendizaje de la lengua, materna y extranjera.
Los temas que se desarrollan en los textos literarios son comunes a todas las culturas,
a pesar de ser abordados de diferentes maneras por los distintos autores. Algunos de
los más recurrentes son: la muerte, el amor, la separación y la naturaleza y este tipo
de experiencias son comunes a todos los seres humanos. Además, la literatura incluye
una gran variedad de contenidos y temas que pueden ser utilizados en la producción,
recepción y uso social de la lengua, materna y extranjera, como parte del proceso de
formación inicial docente que tiene lugar, intra y extra muros, en la universidad en
tiempos de contingencia.
Referencias
Collie, J. y Slater, S. (1987). Literature in the language classroom. Cambridge:
Cambridge University Press.
Coyle, D., Hood, P. y Marsh, D. (2010). CLIL (Content and Language Integrated
Learning).Cambridge: Cambridge University Press.
Garrido, F. (2005). Entusiasta promotor del libro y la lectura, en una entrevista con
Juan Domingo Argüelles en: Historias de lecturas y lectores. México D F,
México: Ed. Paidós.
Khatib, M. (2011). Literature in the EFL/ESL classroom. English Language teaching
(Canadian Center of Science and Education), 1(4), 201-208.
Lazar, G. (1993). Literature and language teaching. Cambridge: Cambridge University
Press.
Maley, A. (1989). Down from the pedestal: Literature as a resource. En Literature and
the Learner: Methodological Approaches. Cambridge: Modern English Publications.
Torres Calzadilla, Z. L. (2007). La lectura y sus potencialidades desarrolladoras en la
formación de los Profesores Generales Integrales: un estudio exploratorio (Tesis de
Maesría). Universidad de Cienfuegos, Cienfuegos.
Torres Calzadilla, Z. L. (2012). La promoción y animación de la lectura en la comunidad:
los compromisos éticos en la intervención pedagógica. Presented at the VII Encuentro
Internacional Presencia de Paulo Freire. Espacio para reflexionar y crecer,
Cienfuegos, Cuba.
Torres Calzadilla, Z. L. (2015). Sistematización de las potencialidades y necesidades de
la promoción de la lectura en la Universidad. Presented at the Evento Pedagogía
2015., La Habana, Cuba.
Torres Calzadilla, Z. L. (2016). La motivación por la lectura en el proceso de formación
inicial docentes.